Make your own free website on Tripod.com

Historia de la Fraternidad

Home
Historia
Noticias
Calendario
Directiva
Fotos
Enlaces
Guest Book

Durante la década de los veinte, la mayoría de los puestos administrativos de importancia en Puerto Rico eran ocupados por designación directa del Presidente de los Estados Unidos. Esto tuvo el efecto de asignar a puestos de gran importancia a personas que carecían del temperamento o las calificaciones adecuadas, pero poseían las conexiones políticas necesarias para recibir el nombramiento. Uno de los ejemplos más gráficos de estas acciones fue la designación de Charles W. St. John como Decano de la Universidad de Puerto Rico. Su estilo particular provocó una gran discordia entre la administración universitaria y el estudiantado de la época, y bajo su incumbencia tuvo lugar la primera protesta estudiantil de significancia y, posteriormente, la primera huelga universitaria en la Universidad de Puerto Rico.
 
El 16 de octubre de 1923, los estudiantes del Colegio de Farmacia, Colegio de Artes Liberales y la Escuela Normal (hoy Facultad de Pedagogía) debían colectivamente a la Universidad la cantidad de ochocientos cuarenta y un dólares con cincuenta centavos ($841.50). Esta deuda se distribuía desde estudiantes que debían un dólar hasta estudiantes que debían diez y ocho dólares con cincuenta centavos ($18.50). El Decano del Colegio de Farmacia, Lcdo. Luís Lucas Vélez, informó al decano St.John, que los estudiantes de esta Facultad habían acordado no pagar sus deudas por concepto de depósitos de materiales de equipo de laboratorio. Los estudiantes entendieron que se les estaba exigiendo el pago por equipo que estaban usando en esos momentos, además de exigirles que el pago de un equipo usado como si fuese equipo nuevo.
 
Al enterarse de esta acción, el Decano de la Universidad de Puerto Rico suspende a los estudiantes del Colegio de Farmacia que debían cualquier dinero, por cualquier concepto, y anuncia a la Prensa que se había enterado que los estudiantes de esa Facultad pretendían robarse el equipo. Estas manifestaciones del Decano indignan a los estudiantes, que junto a la creciente fricción por eventos ocurridos en el año anterior, preparaban el terreno para un movimiento estudiantil.
 
El 19 de octubre de 1923 el Lcdo. Juan B. Huyke, Comisionado de Educación, se reúne con el gobernador Horace Turner. Luego de la entrevista, el licenciado Huyke informa a la Prensa que él entendía que "los estudiantes se habían excedido al adoptar una actitud que consideraba un acto de indisciplina". A los estudiantes se les trata de poner presión, insinuándoles que la Opinión Pública y de la Facultad de Farmacia está en su contra. Sin embargo, mientras está ocurriendo esta conferencia, los estudiantes están reunidos con el Prof. Víctor Coll y Cuchi, el cual les expresa su apoyo.
 
Los estudiantes del Colegio de Farmacia reciben el apoyo individual de varios estudiantes y el apoyo formal de la Clase de Cuarto Año del Colegio de Leyes, presidida por Félix Ochoteco Jr.  La Facultad de Leyes aprueba una resolución en la cual se determinan que las actuaciones del decano St.John "no se han ajustado a las debidas consideraciones a que son acreedores los estudiantes y que por lo tanto se solidarizan con éstos en son de protesta".
 
El 22 de octubre de 1923 se reúne la Junta de Síndicos de la Universidad de Puerto Rico. La Junta acuerda requerir a los estudiantes el pago por adelantado de todo equipo y cuota, y por cualquier equipo roto durante el año académico.
 Los estudiantes del Colegio de Farmacia, que todavía se encontraban suspendidos, se indignan al enterarse de la resolución de la Junta de Síndicos y hacen público su desagrado en el Periódico La Democracia.
 
Los estudiantes solicitan al Decano una satisfacción pública del desagravio. El 24 de octubre de 1923, ante la insistente reunión de huelga estudiantil. Se organiza un Directorio General del Colegio de Derecho, integrado el mismo por Félix Ochoteco Jr., Pelayo Román Benítez, Arcilio Alvarado, Rafael Buscaglia y Emilio S. Belavar. Este grupo descarga una fuerte campaña contra el decano St.John. Luego de llegarle información al Comisionado de Instrucción de la organización del Directorio, y ante el rumor de huelga, el 1ero de noviembre el Decano ordena el cierre de esa Facultad. Se les informa, además, al Colegio de Farmacia que de continuar su actitud, correrá igual suerte que la Facultad de Derecho.
 
El 1ero de noviembre, ante disturbios en las clases del Colegio de Derecho, se expulsa de la Universidad a siete estudiantes de esa Facultad. Los estudiantes del Directorio, preparándose para una posible huelga, crean una comisión con el propósito de levantar fondos, componiendo esta comisión, entre otros, Isaías M. Crespo y Antonio R. Barceló.
 
A los pocos días se efectúa una reunión, donde el Directorio informa que el Decano de la Universidad consideraría los problemas resueltos si se aprueba una resolución por el Colegio de Leyes, en la cual cada estudiante se obligue a informar de cualquier acto de protesta que se realice o se planifique en el futuro. Los estudiantes se niegan a aprobar dicha resolución. El 5 de noviembre de 1923 para evitar una huelga, el Decano restituye a todos los estudiantes suspendidos y expulsados y reordena reanudar las clases en la Universidad
 
El 17 de diciembre de 1923 se reúnen los líderes huelguistas Pelayo Román Benítez, Félix Ochoteco, Isaías M. Crespo, Wilson P. Colberg, Alfonso Paniagua y Mario Polanco, debajo de un árbol de goma dentro de los predios de la Universidad de Puerto Rico y fundan la Fraternidad Phi Eta Mu, con el propósito de otorgarse protección y fidelidad mutua ante la represión de las autoridades universitarias. Lograron pues, establecer en el seno de esa institución universitaria una de las organizaciones mas serias y más solidamente cimentadas. En bello ritual secreto, una sabia constitución, un reglamento amplio y una depurada amalgama de tradiciones han puesto a la Honorable Fraternidad Phi Eta Mu en un sitial de excelencia entre las organizaciones estudiantiles puertorriqueñas. La sabia selección de miembros, así como la aplicación de una fuerte reglamentación interna y externa han hecho de la fraternidad una sólida agrupación de mente y espíritu que en todo momento han sabido poner muy en alto el nombre de la Honorable Fraternidad Phi Eta Mu e indirectamente el de las distintas universidades de Puerto Rico.
 
 La Honorable Fraternidad Phi Eta Mu quedo instalada el 17 de diciembre de 1923, con los jóvenes abajo mencionados como sus miembros y figurando en los archivos de la fraternidad y de la Universidad de Puerto Rico como miembros fundadores:
 

1. Wilson P. Colberg

2. Isaías M. Crespo

3. Félix Ochoteco, Jr.

4. Alfonso Paniagua

5. Mario Polanco

6. Pelayo Román Benítez

        El fenecido Dr. José Menéndez fue presentado en la reunión del 17 de diciembre de 1923 y se convirtió en el primer neófito de la Honorable Fraternidad Phi Eta Mu, pasando a formar parte de su primera directiva.  

  Mario Polanco